Tercer trimestre 2016: barómetro de conflictos de connotación indígena en regiones del Bio Bío, Araucanía y Los Ríos

imageEn el trimestre julio septiembre 2016 se sumaron nuevos atentados incendiarios a camiones e iglesias. En este período hubo 16 incendios denunciados en las tres regiones, 6 más que en el mismo período del 2015. De las 16 denuncias de incendios, 11 fueron perpetrados en la Región de la Araucanía y 5 en el Bio Bio. Se incendiaron 5 camiones, todos en la Araucanía, y 4 iglesias; 3 en la Araucanía y una en el Bio Bio. Suman desde enero a septiembre 91 incendios denunciados, 27 camiones y 18 iglesias incendiadas.

Atentados contra fuentes laborales y trabajadores y contra comunidades religiosas sigue siendo la tónica en este tercer trimestre.

Cuantitativamente entre julio y septiembre hubo en las tres regiones 28 denuncias de hitos violentos con connotación indígena, el año 2015 en el mismo período hubo 37.

Respecto a aspectos geográficos sigue siendo La Araucanía la región con mayor cantidad de hitos violentos denunciados, siendo la Provincia de Malleco y la Comuna de Ercilla las zonas con mayor presencia de violencia de este tipo. En la región del Bio Bio, el año 2015 en este período fue la Comuna de Tirúa la con mayor cantidad de violencia denunciada, en este año no ha habido denuncias en esta comuna, concentrándose en la Comuna de Cañete la violencia (4 casos de 6). De 8 denuncias en la región del Bio Bio, 6 son incendios u atentados incendiarios; se atentó contra 4 Maquinarias Forestales, 2 cabañas (ambas en la Comuna de Contulmo), una capilla católica y una camioneta. Los actores mayormente violentados en esta región fueron los contratistas forestales y particulares que vieron reducidas a cenizas sus cabañas (que favorablemente estaban deshabitadas)

En La Araucanía, hubo 9 denuncias que abarcaron un amplio espectro de Comunas, 5 de Malleco y 6 de la Provincia de Cautín. El 100% de los hitos violentos en Cautín fueron ataques incendiarios. Se perpetraron en Lautaro, Vilcún, Padre Las Casas, Freire, Pitrufquén y Loncoche. De las 21 denuncias este trimestre en la Araucanía, 11 fueron incendios. Se quemaron 5 Camiones, 4 Maquinarias forestales, 3 Iglesias, 3 galpones, una vivienda, de propiedad de un agricultor y un tractor al interior de la empresa agroindustrial Iansa, donde fue atacado el trabajador (mapuche) que estaba esa noche trabajando y manejando el equipo.

Los actores mayormente violentados en la Araucanía fueron los transportistas y choferes seguidos de las comunidades religiosas y agricultores. Vuelve a aparecer en este período denuncias de personas mapuches que dan cuenta de amenazas y hostigamiento al interior de las propias comunidades indígenas donde viven, como del maltrato que consideran sufren por procedimientos policiales.

En la Región de los Ríos este trimestre julio-septiembre sólo hubo una denuncia de violencia de connotación indígena, la cual fue realizada por un agricultor de la comuna de Lanco y fue caratulada como Hurto. Es el mismo agricultor que ha sufrido el incendio de su vivienda, de fardos y de reiteradas amenazas.

Los temas en conflicto son en este trimestre eminentemente de tipo ideológico, ya que prácticamente en el 100% de los incendios los hechores han dejado pancartas, lienzos o panfletos exigiendo la libertad de lo que denominan “presos políticos mapuches”. La mención a Francisca Linconao, imputada en el homicidio del matrimonio Luchsinger Mackay, fue recurrente en los atentados incendiarios de este período.

La Tendencia del conflicto, aún cuando hay menor cantidad de denuncias realizadas, se Mantiene; el conflicto no merma en presencia ni en móviles cada vez más ideologizados. En lo que respecta a la Intensidad de la violencia es de Crisis grave; esto es cuando en un conflicto la violencia está presente como un instrumento organizado y repetido. La intensidad de la violencia, como ya informamos en el Barómetro primer semestre 2016, ha ido en aumento observando:

– la fuerza violenta – física y psicológica – ejercida hacia las personas. Los encapuchados disparan a las personas, a trabajadores, tanto choferes de camiones como del sector forestal; quienes han sido fuertemente reducidos, tratados y amenazados incluso de muerte mientras los encañonan con armas, en la cabeza estando tirados en el piso.

– denuncian mayor cantidad de individuos encapuchados actuando,

– el uso de  armas de mayor calibre, 

– actos muy violentos se perpetran a plena luz del día, e inclusive con presencia de resguardo policial,

– el modus operandi “efectivo, rápido, disciplinado y militarizado” que ven en esto grupos y mencionan las víctimas que fueron atacadas.

– Vuelven a aparecer denuncias de personas mapuches referidas a hostigamiento al interior de su vida cotidiana en las comunidades , incluyendo amenazas de muerte.

image

Sé el primero en comentar

Deja un comentario